La salud en el Valle está muy fracturada. La emergencia es evidente, aunque el gobernador no ha querido declararla como tal. Trabajadores y comunidad montaron campamentos frente a la gobernación y no los levantarán hasta que Ubeimar Delgado presente soluciones.